Anita y la brutal golpiza policial por ser negra, ¿Qué hacemos?

Anita Góngora es una joven enfermera Jefe de Cali Colombia, una ciudad con más de la mitad de la población afro descendiente. Vive junto a su madre y hermano el cual sufre insuficiencia renal, son trabajadores y nunca han tenido  problemas con la justicia ni con los vecinos de su ciudad.


Esta familia de afrocolombianos sufrieron maltrato físico, y psicológico, así como agresiones de componente racial por parte de miembros de la Policía Nacional de Colombia, quienes en un procedimiento de “requisa” al hermano menor de Anita, y al quererlo maltratar cómo se tiene por costumbre tratar a los jóvenes negros de comunidades pobres, “se les fue” la mano con la familia que se oponía a tal agresión, terminando en maltrato físico con lesiones personales (a todos), agresiones verbales y humillaciones cómo “negros hijos de puta ustedes no han terminado ni la primaria”, al reclamarle que Ana  su mamá son profesionales y las detenciones fueron ilegales y arbitrarias.


La cruel agresión fue registrada en un blog  de EL Tiempo que me fue remitido, de inmediato me di a la tarea de localizar a Anita y su familia y conocer los pormenores de la denuncia y por supuesto ofrecerle nuestra ayuda para lo que necesitara.

Hablé con Anita y me confirmo los temores que le surgen, ya que ella trabaja cerca a la estación de policía dónde están adscritos los agresores, aún impunes de este delito.


Ana y familia fueron atacadas por ser negros, eso no tiene vuelta de hoja, no aceptarles el hecho de reclamar que No eran delincuente si no por el contrario profesional universitarios molestó a una persona que considera que un negro no termina los estudios primarios.


Polícias que en busca de delincuentes (o de adrenalina) hacen una requisa agresiva a un joven discapacitado, al ser defendido por la madre y hermana, los tres se llevaron una buena paliza, con refuerzos y hasta disparos al aire, captura ilegal, escarnio público al exhibirlos en la parte trasera de la patrulla policial como delincuentes por toda la ciudad, tortura y trato inhumano al acusarlos de tener posesión de drogas ilícitas, y encarcelarlos en un sitio en condiciones infrahumanas, negando el derecho a ir al baño, a realizar una llamada, y en repetidas ocasiones humillándolos por ser  “negros”.

Es doloroso que en Colombia y en especial en Cali dónde la mayor parte de la población sea afro, y allí precisamente se viva de manera más cruel el racismo, ya en otras oportunidades la policía tuvo incidentes racistas de los cuales tuvo que disculparse. Ver nota

Andres Santamaría Defensor regional del pueblo hace un año afirmaba sobre la situación de racismo en Cali “Aquí llegan familias desplazadas que señalan que han sido discriminadas por su color de piel y procedencia y en ocasiones les han dilatado los servicios de atención”,

También afirma que su despacho recibe constantes denuncias por parte de la comunidad afro descendiente  por falta de garantías al acceso a servicios básicos fundamentales como salud, educación, agua potable, un medio ambiente sano y mayor acceso a empleos formales.

“A esto se suman problemáticas de los que están en situación de desplazamiento. Estas condiciones económicas, políticas, sociales, ambientales y culturales restringen los derechos de los afro generando discriminación”, dijo Santamaría.


Hace poco hicimos una protesta fuerte por la foto de una puesta en escena de la mansión de Sonia Zarzur  publicada en la revista Hola de España con componente racista, en la foto se muestra cómo aún las mujeres negras son tratadas cómo objetos en las casas de los ricos, y más que objetos cómo seres de propiedad privada sin derecho a mirar más allá de la charola de la comida.

Anita y su familia son solo un reflejo de lo que tienen que soportar muchas veces los afros en  Colombia a causa de la cultura racista empoderada en la desigualdad y la pobreza a la que hemos sido sometidos los negros.


La  Polícia Contactó a la familia para “tomar medidas” en el caso, pero hay temor y no existen garantías de seguridad para esta familia, de igual manera las denuncias ya están interpuestas y ellos fueron incapacitados por lesiones personales, producidas por los golpes éstas fueron decretadas por el Instituto de Medicina Legal y ahora están en un caso en la Fiscalía.


No podemos tolerar más, los negros estamos cansados del racismo , de que nos subestimen, que nos digan ignorantes cuándo muchos cómo Ana también nos hemos quemado las pestañas para crecer, y servir a los demás.


“creo que este caso  no debe quedar así impune, no hay motivos para golpear a ninguna persona… sabes antes creí que había racismo, pero jamás me había tocado vivirlo de primera mano, ¿sabes?  Estoy tan decepcionada, no niego que en ocasiones me deprime recordar, pensar que algún día tendré  hijos y éstos vivan en un país donde pasen este tipo de cosas. Siento un poco de miedo de continuar, pero me da más miedo dejar todo en el silencio, porque siento que pasa y pasa y nunca nadie, ninguno hacemos nada y no quiero que siga así, por lo menos que la gente se entere” Ana Góngora.


Invito a mis lectores a enviar un mensaje de Apoyo a Anita y su familia, con quien estoy en contacto y les transmitiré gustosamente, para hacerles sentir que no están solos y que tienen un pueblo hermano que dice NO MÁS RACISMO.

 

 Firma y Mensaje de apoyo a Ana Góngora y familia

NO MAS RACISMO!! APOYA CON TU MENSAJE!! GRACIAS

Nombre Completo *

País *

Correo electrónico *

Mensaje de apoyo *

Por Gina Escheback

Vox pópuli Latinoamérica agencia de prensa ciudadana de la Corporación Anne Frank Colombia-Argentina

Facebook: Gina Escheback
Twitter @ginaescheback
Teléfono  +5491136881314 

Anuncios