Baltasar Garzón "Derechos humanos en la Argentina: proceso de memoria, verdad y justicia"

El ex juez español destacó la figura del ex presidente Néstor Kirchner y resaltó su “gran compromiso en la vida política” y el “cambio revolucionario” que produjo en Argentina “en la defensa de los derechos humanos”.

Baltazar Garzón manifestó además su satisfacción por el reconocimiento de Naciones Unidas a la labor de Argentina y a su mención como un “modelo a seguir en materia de derechos humanos”.

“Me congratula oír que Naciones Unidas reconoce la labor de la Argentina en la defensa de los derechos humanos y además reconoce que ese compromiso, esa política, es un modelo a seguir”, sostuvo.

El ex juez brindó esta tarde en la Universidad Nacional de Avellaneda una clase magistral bajo el título de “Derechos humanos en la Argentina: proceso de memoria, verdad y justicia”.

La exposición contó además con la presencia del coordinador de la Unidad Presidente, Rafael Follonier; el rector de esa casa de altos estudios, Jorge Calzoni, y el intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, además de académicos y estudiantes.

“Quiero rendir homenaje a Néstor Kirchner, no sólo en el aspecto del ciudadano respetuoso y defensor de los derechos humanos, sino por el gran compromiso que asumió en su vida política”, remarcó Garzón al comenzar su exposición a modo de homenaje al ex presidente al cumplirse, el pasado sábado, dos años de su fallecimiento.

El ex magistrado, quien se desempeña como asesor externo del Tribunal Penal Internacional de La Haya, destacó también que Kirchner “supuso un cambio revolucionario en Argentina en la lucha por los derechos humanos”.

Frente a un nutrido auditorio reunido en el hall central de la Universidad, Garzón sostuvo además que la relación de “reconocimiento, respeto y de amistad” que lo unió a Néstor Kirchner y que lo une a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner es “no sólo un privilegio, sino más bien un compromiso”.

En ese punto, afirmó que ambos dirigentes “se caracterizaron por no volverle la cara nunca a la defensa de los derechos humanos” y trabajar “contra la impunidad”, para que las “conciencias se removieran y las barreras que había en este país para que la justicia pudiera actuar frente a quienes habían violentado en forma masiva los derechos de los ciudadanos y las ciudadanas”.

Al evocar la figura de Kirchner, Garzón recordó cómo le impactaron las palabras del ex presidente en el primer encuentro que mantuvieron.

“Ese gran hombre me dijo: `Mire juez Garzón, si aquí no se juzga a los represores, yo le prometo a usted que los monto en un avión y se los mando a todos a España; porque alguien los tiene que juzgar”, contó.

Garzón contrapuso los juicios llevados adelante en el país contra los responsables de delitos de lesa humanidad durante la última dictadura con la situación en España, donde dijo que la justicia “vergonzosamente ha vuelto la cara a las víctimas” del franquismo.

“España ha dejado desprotegida no sólo a toda la sociedad, sino, en particular, a las más de 150 mil víctimas de la dictadura franquista que durante más de 40 años siguen reclamando justicia”, afirmó.

Esas víctimas “no han encontrado la atención de la justicia española y cuando la encontraron fue silenciada”, agregó en alusión a la inhabilitación como juez de la Audiencia Nacional de España que le impuso el Tribunal Supremo de ese país, cuando Garzón investigaba las desapariciones ocurridas durante el franquismo.

“Siento vergüenza que la justicia de mi país, que tan pronto se proclamó competente en la justicia universal para la acción en otros países (como la Argentina y Chile), cuando se trató de mirar hacia adentro haya sido tan drásticamente negada y las víctimas no atendidas”, completó.

En otro tramo de su exposición, el ex magistrado agradeció a la justicia Argentina por “su compromiso en lo que es la persecución de los crímenes franquistas”, por la causa abierta en el país en ese sentido, que lleva adelante la jueza María Servini de Cubría.

“Argentina durante muchos años ha sido ejemplo de ese compromiso ético de la sociedad civil, no toda, pero sí de esas Madres y Abuelas de Plaza de Mayo que desde abril de 1976 comenzaron su andadura y que ya son ejemplo en otros países”.

En ese sentido, contó que todos los jueves en la Puerta del Sol, “las víctimas del franquismo se manifiestan solas ante los ciudadanos en esa plaza emblemática, donde está uno de los símbolos de la dictadura como la ex Dirección General de la policía, donde se torturaba a los opositores políticos al franquismo”.

Previo a su exposición, el ex magistrado español firmó junto al rector de la Universidad de Avellaneda un convenio de cooperación académica” entre la “Fundación Internacional, Baltasar Garzón” y esa casa de Altos estudios.

Fuente : Telam
Foto: Gina Escheback

Vox pópuli Latinoamérica agencia de prensa ciudadana de la Corporación Anne Frank Colombia-Argentina

Facebook: Gina Escheback
Twitter @ginaescheback
Teléfono  5491136881314 

Anuncios