Y tú ¿En quién te refugias?

Por: Lyliana Sinisterra en afecto de mi  amiga Gina Escheback, para el día del refugiado

20 de junio para muchos es una fecha como cualquier otra, algunos cumplirán años, y otros estarán tan indiferentes ante los refugiados y/o desplazados cuyo día se conmemora hoy. 

Para los Estados, los organismos de lucha y protección  de los derechos humanos y ciudadanos como usted y como yo, ellos se han convertido en un número, en una cifra, en una estadística.  Pero qué bajo caemos al pensar eso. Son seres quizás un poco más humanos que nosotros. Buscando un mejor futuro o por cuestiones de violencia se van dejando detrás una vida, una historia, muchas veces una familia. Para algunos es fácil juzgar, discriminar, cuando por esas mentes  y corazones adoloridos sólo pasan imágenes de recuerdos que fueron y no volverán, como una película imposible de borrar reviven una y otra vez las razones por las que abruptamente debieron cambiar de realidad, pasando a ser algo más que un intento de felicidad, de protección, de atención.
Porqué ser tan indiferentes ante el dolor de quienes todo lo perdieron, todo lo tuvieron que entregar? Si pudiéramos actuar con el corazón, si por un momento dejáramos atrás la ya tan contaminada razón y comprendiéramos que no son menos porque partieron, no están lejos porque al final de cuentas, no son de aquí porque físicamente no los tenemos, pero no son de allá, porque en medio de sombras y penumbras se hallaron pisando una tierra que no es suya… Recorriendo caminos que les son ajenos. Mientras un gobierno, les da la espalda como el padre al hijo más descarriado, como si sus heridas no vertieran sangre, como si su dolor, fuera un adorno más para la historia. El olvido duele más que el rencor o cualquier otro sentimiento reprochable… Y cada día no sé si son más en número, pero menos en seres… Porque con cada realidad que pisoteamos, con cada dolor que ignoramos, estamos enterrando las esperanzas de volver, la razón para creer.

Para recordar: “La canción ‘Mojado’ de Ricardo Arjona” : “Si la visa universal se extiende el día en que nacemos y caduca en la muerte ¿por qué te persiguen mojado si el cónsul de los cielos, ya te dio permiso?


Anuncios