Trata de personas en medio del conflicto armado en Colombia

“La legislación actual en Colombia establece las siguientes modalidades de explotación: “explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación

sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre, la explotación de la mendicidad ajena, el matrimonio servil, la extracción de órganos, el turismo sexual u otras formas de explotación”

(Ley 985: 05). En las otras formas de explotación planteadas por la ley, se puede incluir la trata en el  marco del conflicto interno armado.”

Estudio nacional exploratorio descriptivo sobre el Fenómeno de Trata de Personas en Colombia[1]


Colombia  sufre un conflicto armado interno desde hace 60 años, una guerra interna que se diversificado, violando los derechos humanos de manera sistemática, crenado un ambiente hostil y un país naturalmente violento.

En los 2 años que estuvimos trabajando en el observatorio de DDHH de las Corporación Anne Frank ubicado en la Ciudad de Bogotá pudimos recolectar información, la cual transmitimos en notas o artículos, cómo opinión para su estudio y análisis.

La trata en medio del conflicto es uno de los delitos  que se cometen con más frecuencia  al estar necesariamente atendiendo los saldos de la guerra, se ha olvidado de las otras formas de re victimización de los seres humanos en este caso colombianos.

Entendemos la trata como todo lucro que obtiene una persona sobre otro ser humano por la fuerza o engaño sometiendo sus libertades y decisión, sea la explotación laboral o sexual, o cualquier otro tipo de explotación que de un ingreso o ganancia.

Las ONG o Estados se han preocupado por la explotación sexual de mujeres y niños al ser esta la más visible, dejando a  un lado otros tipos de trata que no son menos importantes y si degradan totalmente al ser humano.


Casos de trata en medio del conflicto:


EL RECLUTAMIENTO FORZADO DE MENORES Y ADULTOS

La guerrilla y los paramilitares, y los grupos delincuenciales al margen de la ley que operan en Colombia, se han aprovechado de la pobreza y el abandono estatal en zonas rurales o sub urbanas, realizando reclutamiento de menores en sus filas, al ser estos inicialmente inimputables legalmente, al ser manipulables y de alguna manera más fácil de entrenar que un adulto, la guerrilla y los paramilitares también reclutan con engaño o por la fuerza hombres y mujeres adultas, reclutan niñas para ser esclavizadas en servidumbre cocinando o lavando los uniformes en medio de la selva o para explotarlas sexualmente, muchas de estas mujeres reclutadas son obligadas a abortar en condiciones infrahumanas en sitios no aptos ni provistos de la más mínima higiene.

Los grupos armados de derecha o izquierda, o las bandas delincuenciales ahora llamadas “bacrim” obtienen beneficio y ganancia de los menores y adultos reclutados en sus filas, eso es “trata de personas”.

 

LAS EJECUSIONES EXTRAJUDICIALES O FALSOS POSITIVOS

El término falso positivo se dio a conocer luego de las denuncias y condenas a miembros de las Fuerzas Armadas Colombianas, por la cantidad y la repetición del mismo organizamos internacionales caracterizaron el hecho como un delito sistemático, se trataba de captación de personas con engaños laborales, su trafico interno a una zona lejana a la región de residencia, supuestamente para trabajar, y allí son torturados y asesinados, luego vestidos como guerrilleros y presentados a las autoridades y a la opinión pública como delincuentes muertos en combate.

El usufructo de este delito es el ascenso en la carrera militar, licencias de vacaciones como incentivo o las recompensas que el gobierno colombiano paga a sus militares por las bajas en el “enemigo”.

De esta manera, los jóvenes en su totalidad pobres, desempleados, en su afán por buscar empleo aceptan una oferta de empleo, esta persona que capta a la víctimas es un vecino que está involucrado en la red, los recluta y los vende a los militares quienes finalmente invierten este dinero, más los gastos de transporte de las víctimas, uniformes, botas y armas viejas para complementar el montaje.

AL obtener los miembros de las fuerzas militares ganancia de “la ejecuciones extrajudiciales” o “falsos positivos” es Trata de personas.

 

EL TRABAJO SERVIL DE LAS MUJERES Y NIÑAS DESPLAZADAS POR LA VIOLENCIA EN LAS GRANDES CIUDADES

 

5 millones de víctimas de desplazamiento forzado en su gran mayoría mujeres y niñas, llegan despojadas de todo sus bienes y entorno a las grandes capitales o ciudades de Colombia, desde las zonas rurales, estas niñas o mujeres campesinas son potenciales “muchachas del servicio” o “sirvientas” para las familias de las urbes de cemento.

El oficio más común de las mujeres campesinas desplazadas que llegan a las ciudades es el trabajo servil, muchas de ellas en condiciones de discriminación y maltrato, y más aún en un país como Colombia dónde las garantías laborales son mínimas para el obrero, el sueldo de una empleada doméstica es inferior al de un empleado común y corriente.

De esta manera algunas personas particularmente de buena condición económica se provechan de esta necesidad y de la buena disposición de las mujeres campesinas para cocinar, asear y cuidar los niños, son usadas en trabajo servil y esclavo, sin horarios determinados, cuando son empleadas internas su horario laboral se extiende hasta altas horas de la noche, y ya bien temprano a preparar el desayuno de sus “patrones”.

Al tener una empleada de 24 /7 a bajo precio, sin requerimientos legales y dando un provecho y ganancia, el trabajo servil de las víctimas del conflicto armado se constituye trata de personas.

 

LA VIOLENCIA SEXUAL CONTRA LA MUJER EN MEDIO DEL CONFLICTO USANDO SU CUERPO COMO CAMPO DE BATALLA O PREMIO

Un caso representativo que destapó esta problemática fue el de la periodista colombiana Jineth Bedoya quien fue secuestrada  por paramilitares quienes la engañaron con una falsa entrevista, abusaron de ella y la abandonaron desnuda en un remoto lugar cerca de Villavicencio Colombia.

Jineth empezó en búsqueda de respuestas y justicias de un delito que estaba tapado por la impunidad en Colombia.

Cuál era la estrategia de los paramilitares? Por qué no simplemente asesinar a Jineth? Por qué violentarla de esa manera y dejarla viva para soportarlo? Por la supremacía del machismo y la muestra de poder, de tener el cuerpo de una mujer cómo campo de batalla y premio, ganando de esa manera de alguna manera “respeto o temor” de las otras mujeres que ya no se atreverían a  hablar para no ser violadas.

En el observatorio atendimos varias mujeres como Jineth, que denuncian abuso desde los 12 años y de todos los actores del conflicto armado.

 

Otros Casos

Entrenamiento de menores para el sicariato

Prostitución en Zonas guerrilleras o paramilitares

Prostitución en Zonas Militarizadas

Trabajo esclavo en el marco del secuestro

Trabajo esclavo en zonas cocaleras

Servicio de Informantes poniendo en riesgo la humanidad de las personas utilizadas para dar información a cambio de una suma de  dinero

“Según un cable enviado por la Embajada americana en Bogotá, la mayoría de las víctimas son personas desplazadas, especialmente niños y mujeres que terminaron explotados sexualmente” El Espectador 6 de abril del 2011

Importante  saber, están estos casos catalogados y judicializados como trata de personas? La respuesta es no, es parte de neustro trabajo visibilizarlos y sensibilizar.

 

 

 

 

Gina Escheback
Coordinadora Vox pópuli Latinoamérica agencia de prensa ciudadana de la Corporación Anne Frank Colombia-Argentina
Consultora Ratt Mercosur & Paises Asociados
Activista de Derechos Humanos, reportera ciudadana
Facebook: Gina Escheback
Twitter @ginaescheback
Teléfono  5491136881314 

Anuncios