El nunca más

El primer libro que quería leer en Argentina, tenía que ser definitivamente relacionado con la dictadura , quería saber de primera mano, la verdadera historia y a razón de memoria, el sufrimiento de esta gran Nación durante un régimen , La Dictadura militar.

El nunca más, los crímenes de la dictadura un libro redactado bajo los informes de Derechos humanos de post dictadura y otros procesos, fue redactado por Victoria Ginzberg y Alejandra Dandan 140 páginas que plasman una historia cruda, cruel y que lastimosamente en  Latinoamérica se ha repetido por falta de “memoria” y de reconocimiento de nuestra historia real  por dolorosa que sea.

Los crímenes que relata el libro, por lo cual muchos represores hoy cumplen condenas perpetuas, ya ancianos, otros ya están muertos, eran de cierta forma familiares para mí, el modo de “Reorganizar la nación” sonó de cierta manera similar a la época en que Álvaro Uribe  ganó la elecciones presidenciales y presentaba una propuesta de “organizar la nación con seguridad  democrática”.

A diferencia de Argentina en el año 76, Colombia en la década pasada, se encontraba en “Democracia”. Si a ganar votos con apoyo de paramilitares se le puede llamar democracia.

Argentina sufría un Dictadura malvada y descarada, bajo  la supuesta consiga de acabar con la “subversión” con la guerrilla, arrasaron con ese grupo de inconformes revolucionarios y de paso casi exterminan toda una generación de jóvenes  estudiantes, amas de casa, trabajadores, microempresarios, sindicalistas, políticos, religiosos, y hasta un grupo de chiquillos que pedían un subsidio de transporte para los estudiantes. 30000 fueron los desaparecidos.

Cambian las fechas, cambian los hombres, cambian los momentos, los lugares, pero no cambian las estrategias, éstas estrategias de secuestrar, intimidar, asesinar, desaparecer y luego presentar todo el paquete bajo la impunidad de “fuero militar” pareciera una doctrina ya escrita, y ejecutada con supuesto éxito, no solo en Argentina, Chile, Uruguay, Brasil, Paraguay o  España, también en Colombia.

Con mucho respeto hacia las víctimas en Argentina he comparado dichos operandi   ocurridos durante la dictadura y los ocurridos durante el conflicto colombiano en especial durante los últimos 12 años.

Se logró confirmar que el exterminio de todo aquel que pensara diferente fue sistemático, considerándose en un genocidio, delitos de lesahumanidad, en Colombia ha sucedido igual, pensar distinto simplemente ya te hace enemigo público y es la razón para perseguir y asesinar.

¿Cuántos militantes de la UP, de izquierda, sindicalistas, periodistas han sido asesinados en Colombia por pensar distinto?  Lo suficientes para convencernos que no hemos vivido en democracia.
Álvaro Uribe llegó al poder en el 2002 apoyado por importantes grupos, armados ilegales de ultraderecha llamados paramilitares, grupos económicos, grupos religiosos de alto rango y poder de monopolio, medios de comunicación hegemónicos.
Videla (Dictador Argentino)  de igual manera llega al poder, en un golpe de Estado, apoyado principalmente por un medio de comunicación que sobrevivió a la dictadura y aún existe, eso significa que No pensó diferente y no fue perseguido, este medio tapó y coadyuvó para el plan de exterminio, así como los grupos económicos, las empresas, también militares o paramilitares, y algún sector religioso, este en especial hasta participaron de secuestros y torturas.

Se comprobó que la tesis del desaparecido ante la necesidad de impunidad era crucial, de ahí la idea de desaparecer cuerpos, para no tener evidencia, sin cuerpo no hay delito.

En Colombia cifras no oficiales cuentan 245 mil personas desparecidas, de igual manera, en Argentina eran quemados en hornos crematorios, idénticamente fueron los usados por el bloque Catatumbo en Norte de Santander, usando neumáticos de auto, para cremarlos y que quedaran las cenizas  nomás.

Cuerpos, al mar, en Colombia al rio, cuerpos desmembrados, vejados y torturados, mujeres violentadas sexualmente, niños, ancianos torturados, una historia que repetimos por querer ignorar.

Personas desterradas en Argentina, hasta Mercedes Sosa “la negra” fue desplazada por sus convicciones entre muchos otros me recuerdan los 5 millones de desplazados  sin contar los exiliados colombianos.

Muchos de los desaparecidos o exiliados perdieron bienes, autos, empresas, locales, y hasta caballos, que eran “legalizados” con documentación falsa o de manera forzosa, con ventas ficticias o engañosas, que podemos decir…. en Colombia se han robado 10 millones de hectáreas de tierra a los campesinos sin contar las pérdidas de bienes.

Cientos de niños, hijos de víctimas de la dictadura en Argentina, hoy presuntamente hombres y mujeres de entre 30 y 36 años, viven en una familia que no es la suya, o en un país que no es el suyo, pues fueron arrancados del seno familiar.  En Colombia, cientos de niños son quitados del seno de las familias víctimas, con el pretexto de protección y enviados a otras familias, o al exterior, en un confuso proceso de adopciones, que buenos ingresos le ha dejado al gobierno de turno.

¿Por qué en la escuela nunca nos enseñaron que Argentina tuvo una dictadura y que debemos trabajar por evitar que algo así vuelva a ocurrir?, como latinoamericanos, olvidamos las vidas que se sembraron para obtener  justicia y libertad, somos personas sin memoria, olvidando el dicho que “aquel que olvida su historia está condenado a repetirla” Colombia esa es tu condena.
“Con mucho respeto, honor a las víctimas de la dictadura Argentina al cumplirse en este mes de marzo 36 años del nefasto golpe militar”.

Gina Escheback

PD.: Videla Dictador quien purga condena, considera a Néstor y Cristina sus peores enemigos, por terminar con leyes de fuero militar, y permitir que las víctimas accedan a la justicia (¿les suena familiar?)

Anuncios